Que te vayas de vacaciones en compañía de tu perro o gato no es nada malo. Todo lo contrario, es un miembro más de la familia, y tienes tanto derecho a disfrutar de él como él de ti. Pero si viajas en coche con tu mascota debes tener en cuenta ciertas aspectos importantes:

Lo que no se debe hacer

Llevar al animal suelto

Aunque no está prohibido de forma estricta que la mascota esté suelta por el habitáculo, el Reglamento General de circulación de la DGT sí establece sanciones por llevar al animal de forma “no apropiada”.

Por desgracia la norma (concretamente el artículo 18.1 del citado reglamento) no especifica qué entiende por “apropiado”, por lo que si te ponen o no una multa dependerá en muchos casos del criterio del agente de policía que te pare.

¿Y a cuánto asciende la posible multa? puede llegar a los 100 euros.

Llevar a la mascota en la parte delantera del vehículo

El perro o gato no debe ser el copiloto en el coche. Si empieza a moverse puede interferir en la conducción, con los peligros que eso puede conllevar.

Lo que se debe hacer

El transporte de la mascota

Lo más importante es llevarlo sujeto. Para ello se puede optar por diferentes sistemas de retención recomendados por el Race:

  • Transportín. Muy aconsejado para perros y gatos pequeños. Deben ir en el suelo detrás de los asientos delanteros. Es donde más seguro irá el animal sin peligro de que se rompa la caja. Y si el perro es grande y hay que llevarlo en la parte trasera, tiene que estar siempre cerca del respaldo y de lado con respecto a la marcha.
  • Arnés de doble anclaje. Es lo más recomendado para los perros grandes que viajen en el asiento trasero del coche. Con este sistema se evita el desplazamiento de la mascota hacia adelante a causa de un movimiento brusco o colisión. Para que sea efectivo al 100 %, el arnés debe sujetarse con el cinturón de seguridad.
  • Rejilla. También recomendada para perros grandes. Este accesorio se coloca en la parte trasera del vehículo para separar la cabina del maletero. De esta manera puede moverse con cierta libertad. El inconveniente es que si el coche tiene una colisión, la mascota puede sufrir lesiones. Por eso se aconseja utilizarlo junto con el transportín.

Durante el viaje

Lo más importante mientras dure el trayecto es que el animal se sienta lo más cómodo posible, igual que el resto de miembros de la familia. Para lograrlo estas pautas son muy útiles:

  • Hacer paradas al menos cada dos horas. De esta manera podrá estirar las patas, hacer un poco de ejercicio y sus necesidades. Hay que aprovechar también estas pausas en el viaje para hidratar al animal, especialmente si se viaja en las horas de más sol.
  • Llevar la cartilla sanitaria de la mascota. Ahí está indicado el historial de salud del animal, con sus posibles enfermedades y las vacunas que se le han puesto. Puede ser muy útil si sufre algún percance y necesita atención veterinaria.

 

Ahora que con estos consejos ya sabes todo lo necesario para viajar con mascotas, desde Petro Alacant te deseamos un feliz viaje con tu mejor amigo de cuatro patas. ¡A disfrutar!